Servicios

Remedios para tratar la tos o el resfriado

diciembre 10, 2018

Con la época invernal, es importante estar prevenidos ante la llegada de enfermedades como la tos o el resfriado para que no causen grandes molestias a nuestros hijos.

Sobre cómo tratar este tipo de enfermedades, debes saber que a los niños de los cuatro a seis años solo se les deba dar medicamento si el doctor lo recomienda. De seis años en adelante, es más seguro, pero se deben seguir las instrucciones del empaque para utilizar las cantidades correctas.

Por ello aquí te dejamos algunos remedios caseros que te ayudarán a aliviar esas molestias que la tos o el resfriado presenta.

***

Goteo o Nariz tapada

Cuando tu hijo sufra de goteo nasal, puedes succionarlo con algo como una jeringa de pera, para sacar el líquido de la nariz, después debes pedir que se suene. Cuando el goteo es muy intenso, esto puede ser un indicador de que se está liberando del virus.

Para cuando tiene la nariz tapada, para los niños entre tres meses y un año, debes destapar sus narices antes de amamantarlo o darle biberón, de hecho la leche materna es muy recomendable para los niños de esta edad con resfriado común.

Puedes utilizar también unas gotas con solución salina para aflojar la mucosidad seca, si no cuentas con esto, el agua tibia puede servir al ser necesarias solo de dos a tres gotas en cada fosa nasal, después de la aplicación debes pedir al niño que se suene.

Para realizar tu propia mezcla de gotas salinas, debes agregar media cucharadita de sal de mesa al agua tibia del grifo.

Remedios contra la tos

En el caso de la tos, si el niño tiene menos de un año no debes darle miel, ya que no le ayudará con los síntomas y podría causarle una enfermedad llamada botulismo.

Cuando ya son mayores de un año, puedes usar entre dos a cinco mL, según sea necesario. La miel ayuda a diluir, aclarar la mucosidad y reducir la tos, puedes usar jarabe de maíz si no cuentas con miel.

Para los niños a partir de dos años, puede utilizar ungüento mentolado y aplicárselo en la piel sobre el pecho y el cuello, cubriendo también la garganta.

Otras recomendaciones

Recuerda que tu hijo debe permanecer en constante hidratación ya que esto le ayudará a que la mucosidad del cuerpo se diluya más, haciendo más fácil el toser y el sonarse la nariz.

También, puedes ayudarlo vigilando que el aire sea húmedo en caso, esto con el uso de un humificador. Al hacerlo, se evitará que la mucosidad de la nariz se seque y hace que el aire sea menos seco. En la ducha por ello puedes dejar que salga agua caliente en un tiempo para que el aire sea menos seco, recuerda colocar cubetas bajo la regadera para reutilizar esta agua.

Recuerda que si los síntomas son mayores o los remedios parecen no tener efecto, debes acudir al pediatra para que estés mejor informado y puedas darle un mejor tratamiento a su enfermedad.

You Might Also Like