Browsing Tag

Alimentacion

Salud infantil

El sentido del gusto de mi bebé

enero 6, 2022

El sentido del gusto de tu bebé será el gran aliado de su natural curiosidad para explorar el mundo. De los cinco sentidos que tenemos, la vista, el oído, el gusto, el olfato y el tacto, el que primero se desarrolla es el gusto.

Las papilas gustativas aparecen en la lengua del niño cuando está en el útero. Allí ingiere el líquido amniótico que cambia se sabor continuamente según lo que la madre come y bebe.

Un recién nacido puede detectar el sabor, dulce, ácido y amargo, pero no saldado. Prefiere el dulce, que parece ser la forma biológica para asegurar su nutrición atrayéndolo a la leche materna. Al igual que el líquido amniótico, la leche materna está continuamente saborizada por lo que come y bebe la madre.

Alrededor de los 6 meses, los bebés están listos para recibir alimentos sólidos. Usaran sus papilas gustativas, su sentido del olfato y su sentido del tacto para aprender sobre texturas, sabores consistencias y temperatura de los alimentos.

En la niñez, los pequeños entran en una etapa exigente para la comida. Puedes leer más acerca de porqué son tan exigentes con la comida durante esta etapa aquí.

El sentido del gusto infantil

El bebé descubre nuevos sabores:

  • Primero el dulce y el amargo.
  • A partir del quinto o sexto mes descubre  el salado y, a los pocos meses, el ácido.
  • Después de cumplir el año, su capacidad gustativa se asemejará a la de un adulto.
En la siguiente infografía de la American Academy of Pediatrics le proporciona consejos sobre cómo comenzar a darle alimentos sólidos a su bebé mostrando la importancia de comenzar a darle alimentos sólidos de varios sabores y texturas.

¡Síguenos en nuestras redes sociales!

FACEBOOK/INSTAGRAM/YOUTUBE

Crianza infantil

¿Qué es la alimentación complementaria?

noviembre 17, 2021

La alimentación complementaria se define como el proceso que comienza cuando la leche materna ya no es suficiente por sí sola para satisfacer las necesidades nutricionales de los bebés. Por lo tanto, se necesitan otros alimentos y líquidos para cubrir esos huecos nutricionales.

La transición de la lactancia materna exclusiva a la alimentación complementaria generalmente abarca el periodo de 6 a 24 meses de edad, aunque la lactancia materna puede continuar hasta los dos años de edad.

Es probable que tu hijo esté listo para probar sólidos y entrar en esta transición cuando:

  • Puede mantener la cabeza erguida y sentarse en una periquera
  • Muestra un aumento de peso significativo (peso al nacer duplicado) y pesa al menos 5 kilogramos
  • Cierra la boca alrededor de una cuchara
  • Mueve la comida de adelante hacia atrás

¿Qué puede comer un bebé durante la alimentación complementaria?

Una buena alimentación complementaria significa alimentar a tu hijo o hija con un plato enriquecido con vitaminas y minerales como el zinc, hierro, calcio, vitamina A y D.

Según la Academia Americana de Pediatría, puedes alimentarlo con:

  • Leche materna o fórmula
  • Puré de verduras (papa, calabaza)
  • Puré de frutas (manzanas, plátanos, duraznos)
  • Puré de carne (pollo, cerdo, res)
  • Cereal semilíquido, fortificado con hierro

Comienza con aproximadamente 1 cucharadita de puré o cereal. Mezcla cereal con 4 a 5 cucharaditas de leche materna o fórmula. Debe ser muy líquido.

Aumenta a 1 cucharada de puré de alimentos, o 1 cucharada de cereal mezclado con leche materna o fórmula, dos veces al día. Si le das cereal, haz más espesa la consistencia usando menos líquido.

Si tu bebé no quiere lo que le ofreces la primera vez, intenta nuevamente en unos días. Recuerda que la alimentación de tu bebé es esencial para que crezca fuerte y sano y la alimentación complementaria es parte de este proceso.

Uncategorized

La importancia de una correcta alimentación en el día a día escolar

agosto 20, 2019

La alimentación es parte fundamental para el buen desempeño de los niños en la escuela y ahora que el regreso a clases está cada vez más cerca te dejamos algunos tips para que tus hijos sean los mejores.

Muchos estudios demuestran que los niños que comen un desayuno nutritivo se desempeñan mejor. Les va mejor en la escuela, se concentran mejor y tienen más energía. Algunas escuelas brindan desayunos; si su escuela no lo hace, cerciórate de que tus niños coman un desayuno que contenga algo de proteína.

El hambre puede afectar el desempeño académico de los niños, por lo que es importante que siempre lleven un lunch que puedan disfrutar en el recreo. El lunch es igual de importante que otra comida, y aunque es una comida pequeña, debe ser balanceada, ya que no es sólo para salir del paso o para entretenerlos, es vital para su desarrollo y aprendizaje.

Resultado de imagen para lunch escolar niños

Otro estudio reveló que el lunch no sólo satisface las necesidades calóricas del niño sino porque juega un rol emocional muy fuerte, es un pedacito de casa y familia en la escuela.Además, regula los niveles de azúcar en la sangre, disminuye la ansiedad por alimentos altamente energéticosy mejora el estado de ánimo, e incrementar el rendimiento.

Según datos de la Secretaría de Educación Pública, un niño debe comer en el lunch entre 20 y 30 por ciento del total de calorías del día. Es decir, los niños en edad preescolar deben consumir 1300 calorías en un día, por lo que su lunch debe ser de entre 228 y 239 calorías.Esto puede ser una fruta, un sándwich y un jugo.

Resultado de imagen para lunch escolar niños

Revisa la oferta de alimentos dentro y fuera de la cafetería, incluyendo a las expendedoras de alimentos, a la carta, tiendas escolares, puestos de refrigerios y eventos para recaudar fondos que se llevan a cabo en la escuela. Todos los alimentos que se venden en las escuela deben cumplir con los requerimientos nutricionales establecidos, deben almacenar alimentos saludables tales como fruta fresca, productos lácteos bajos en grasa, agua y jugos con 100 % de contenido de fruta. Conoce la política de bienestar de su escuela y participa en los grupos que trabajan para implementarla.

Cada refresco o gaseosa de 12 onzas contiene aproximadamente 10 cucharaditas de azúcar y 150 calorías. Beber sólo una lata al día aumenta el riesgo de obesidad en su niño en un 60 %. Por lo que es importante que te mantengasp endiente de lo que consume además de elegir otras opciones más saludables para que el niño lleve a la escuela (tales como agua, jugos en porciones adecuadas y productos lácteos bajos en grasa).

Por lo que un desayuno o lunch balanceado será la clave para que el rendimiento de tus hijos sea el más óptimo.