Salud infantil

Enfermedad de mano, pie y boca, ¿qué es, cómo se previene?

marzo 10, 2020

En cuanto a enfermedades infecciosas se refiere, la enfermedad de mano, pie y boca es una de las más contagiosas para los chiquitos menores de cinco años, ya que los lugares en los que pasan más tiempo (como la guardería o área de juegos en restaurantes) son un foco de infección muy común; a continuación te dejamos una guía rápida y práctica acerca de lo que es está infección, como se contagia y como se trata.

¿Qué es?

A pesar de tener un nombre un poco preocupante, se trata de una infección viral que es muy predominante en bebés y niños menores de cinco años (aunque también puede presentarse en adolescentes y adultos, esto casi no es común), que causa la aparición de ampollas rojas en las manos, pies, boca, garganta y área de pañal. 

Contagio: Signos y Síntomas

Es extremadamente contagiosa a través de ruta respiratoria y oral, por ejemplo: cuando un pequeño enfermo tose o estornuda en sus manitas o toma algún objeto común (juguetes, crayolas, vasos, etc), hace que la infección se contagie cuando otro pequeño hace que su boquita entre en contacto con la superficie del objeto (al beber del mismo baso o chupar un juguete) o en el momento en que toca su boquita con sus manos que ya llevan el virus.

Entre los signos y síntomas, el más predominante son las muchas ampollas que comienzan a aparecer en las áreas infectadas, estás son pequeñas burbujas llenas de líquido que se pueden pelar o reventar, dejando detrás pequeñas úlceras aún más dolorosas.

Los demás síntomas incluyen: fiebre, dolor muscular, cansancio crónico y deshidratación debido a que para muchos niños es doloroso beber agua con la ampollas en su garganta.

Diagnóstico y Tratamiento 

No hay vacuna para prevenirla o un medicamento para tratarla. Lo único que los padres pueden hacer es aliviar la fiebre y el dolor con paracetamol o ibuprofenoLos alimentos fríos, como los helados, los polos y los batidos, también pueden ayudar a adormecer las zonas doloridas, y serán muy bien recibidos por aquellos niños que tengan dificultades para tragar, pero evite las bebidas calientes, los refrescos y las bebidas ácidas porque pueden empeorar el dolor.

Los niños que tengan ampollas en manos y/o pies deben mantener estas áreas bien limpias y descubiertas. También se deberían lavar las manos con agua tibia y jabón y secárselas con cuidado. Si se les reventara una ampolla, se debería aplicar sobre ella un poco de pomada antibiótica para impedir que se infecte y cubrirla después con un vendaje de tamaño reducido.

You Might Also Like

Facebook

Entradas recientes