Servicios

Cómo se evalúa a los niños para detectar el autismo

abril 9, 2019

Desde la primera visita de control del niño sano, los pediatras comienzan con la evaluación del bebé para detectar los signos o problemas del desarrollo tales como el trastorno del espectro autista (TEA).

El pediatra realizará pruebas como observar como sonríe el bebé, cómo busca su atención, cómo señala, cómo agita las manos, cómo llora, cómo responde a su nombre, etc. Observaciones que combinadas con el historial de la familia, exámenes de salud y perspectivas de los padres ayudan para identificar el TEA.

Por su parte, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda hacer pruebas para detectar el autismo durante las visitas de control del niño a los 18 y 24 meses, así como mantener vigilancia constante sobre su desarrollo.

Este tipo de evaluaciones pueden identificar a tiempo a los niños con problemas considerables de desarrollo y dificultades del comportamiento. Para que estas pruebas sean eficaces debe aplicarse a todos los niños, no solo a aquellos que tienen síntomas.

Otro método es por medio de la lista de verificación modificada del autismo en niños pequeños (M-CHAT por sus siglas en inglés), el cual es un cuestionario de 23 preguntas para los padres. Cuando se usa una evaluación estandarizada, los pediatras pueden identificar a los niños que coren riego del TEA y pueden iniciar conversaciones sobre retrasos del lenguaje, discutir inquietudes sobre el comportamiento y sobre posibles medidas a tomar con el niño en riesgo con pruebas adicionales genéticas, neurológicas y del desarrollo.

Debe quedar claro que si el niño obtiene resultados positivos en una prueba de detección del TEA no significa que vayan a ser detectados con el espectro. Además, si el niño tiene resultados normales, como padre puede pedir mayores observaciones, ya que sólo es un examen de observación y no identifican a todos los niños con TEA.

Como padre su opinión es de suma importancia en estos casos, por lo que puede hablar con el pediatra para que le haga una prueba oficial y que utilice algunas de las herramientas de detección disponibles.

Al respecto, no se debe esperar a que el pediatra tome medidas adicionales, si se detecta algún problema con las habilidades de comunicación o el comportamiento del niño debido al historial de la familia con el TEA, la manera como habla o actúa, o por los comentarios de otros sobre su conducta, puede solicitar apoyo al pediatra.

 

You Might Also Like